• Liam y Yo

    PLAN DE VACUNACIÓN

    A diferencia de muchos peludetes, el día que nos tocaba ir al vet para que recibieras tus vacunas lo hacías todo contento con una sonrisa de oreja a oreja. Estimo que era porque verdaderamente tenías un “pediatra” que te trataba como el bebé que eras y te obsequiaba una recompensa antes de volver a casa… caramelos! (sí, en plural, porque siempre esperabas alguno más y lo conseguías). Cada año religiosamente ibas a recibir tu refuerzo, ¿por qué? Ahora vamos a contarles a los humanos que nos siguen la importancia de tener el plan de vacunación al día. Antes que nada es primordial saber que cada peludete tiene su historia, por…