• Liam y Yo

    CHANCHO AL AGUA!

    Siguiendo la línea informativa, hoy vamos a contarles a los lectores cómo eran tus baños y cuál es la importancia de los mismos. Antes que nada, es menester destacar que ustedes no necesitan ni deben ser bañados con la regularidad que lo hacemos los humanos, dado que hacerlo de esa manera puede disminuir las defensas que tienen en su piel, reducir la grasa que proporciona al pelo la lubricación y la sedosidad, como así también provocar el resecamiento de la piel que, en consecuencia, generará caspa. Además, hay que tener en cuenta que la humedad permanece durante dos o tres días, aunque los hayamos secado con cuidado. Ahora bien, es…

  • Liam y Yo

    SPA DE BARRO

    Otra de las tantas cosas dignas de admirar era tu capacidad para transformar algo que a los ojos de algunos puede ser desagradable en una experiencia absolutamente placentera. Así era tu relación con el barro. Porque, claro, a él llegabas cuando intentaba regar la aridez de nuestro antes llamado “jardín”, al pasearte muy campante bajo la lluvia o cuando arrastrabas algún tarrito/palangana por ahí. La expresión de tu rostro iba mutando. Al principio, felicidad plena, goce sin medida. Luego, cuando notabas mi presencia, ante la duda, ponías cara de desdichado, como si alguien más te hubiese embadurnado todo el cuerpo. Responsable, jamás. Víctima, siempre. Tus caras de “yo no fui”…

  • Liam y Yo

    EL AGUA Y VOS

    Si algo te encantaba por sobre todas las cosas era el agua, cosa que nos unía un poco más, siendo la natación mi deporte favorito. Por tu parte, no necesitabas una pileta olímpica. Cualquier tarrito con agua era suficiente. La lluvia misma, un charco, lo que fuera. El tema era mojarte, ensuciarte, ensuciarME para divertirte. ¿Y qué iba a decir? Si todo lo que hacías me hacía sonreír. Recuerdo aquella vez que fuimos a casa de tus tíos, donde aún no se había construido la pileta, pero ya estaba el pozo listo. La noche anterior había llovido bastante, por ende, era una gran laguna. Juraría que se te iluminaron los…