• Liam y Yo

    FALLIDOS

    Volviendo del trabajo esta noche tuve un fallido que aún sigue provocándome lágrimas… sucede que al dar vuelta la esquina pensé: “ahora llego, lo veo ‘al coqui’ y hacemos…” ahí mismo me frené, ahí me di cuenta de lo que estaba pasando. Había caído por un segundo en una especie de amnesia que intentaba evadir mi triste realidad. Porque, no, no te iba a ver, no te vi. No hicimos nada. Y yo sé eso. Todos los días lo sé. Hace dos meses y 1 día que lo sé. Pero, a pesar de ello, todavía me siguen pasando estas cosas… No exagero, pues me pasa seguido cuando miro dos veces…

  • Liam y Yo

    2 MESES

    Día difícil hoy, sí… admito que encontré la manera de que no fuera tan triste visitando a una amiga que hacía mucho no veía y eso me hizo muy bien. Pero lo cierto es que, excepto por ese momento, el resto ha sido más complejo. Porque no me da igual que se cumplan dos meses sin tu compañía constante. Aún hoy se me hace difícil abrir la puerta y no verte, no sentir esos ruidos locos que hacías con dos juguetes en la boca al mismo tiempo y tu cola danzarina golpeteando la pared. El viernes estuve un tanto pachucha de salud por mi alergia que se hace más fuerte…

  • Liam y Yo

    TEO Y VOS

    Mientras anoche recordaba a Simón, supe que la siguiente nota debería ser sobre otro de tus primos con quien compartiste hogar. Se trata de Teo, peludete mediático como vos, conocido en un principio como “Emi” hasta que encontró su hogar para siempre, donde finalmente fue bautizado con el nombre que hoy lo conocemos. Teo llegó a nuestras vidas el verano de 2014. Abandonado por la desalmada humanidad, temblaba en un rincón, atado al caño de un tacho de basura. No podía moverse, todo indicaba que padecía moquillo, enfermedad que confirmaría minutos más tarde el veterinario consultado. Luego de dar muchas vueltas, con la ayuda de tu tía Margarita, conseguimos un…

  • Liam y Yo

    SIMÓN Y VOS

    Ya hablamos de tus primos, de tus amigos, por ende, hoy nos toca recordar el primer encuentro con tu tío, mi hermano de cuatro patas, Simón, quien es un poco más bebé que vos! Y sí, el día que fuiste a visitarlo por primera vez, Simón tenía tan sólo meses de edad, era muy chiquito y creo que al verte pensó que verdaderamente eras el Rey León porque se asustó un poquito, resultándole un tanto difícil entrar en confianza. Vos, todo gordo y adorablemente tosco, tirabas tus patotas por doquier en señal de juego, pero él, así de bebé como era, encontraba complejo entender que no te lo querías comer.…

  • Liam y Yo

    SIESTAS

    Ya había mencionado lo mucho que me gustaba dormir con vos y tu capacidad de plancharte enseguida. Pero bueno, hoy, en un día bastante agotador para mí, tengo la necesidad de hablar de las siestas que solíamos tomar juntos. Para empezar, voy a ser muy sincera: tengo sueño, mucho sueño… y eso es lo que me impulsa a volcar en estas líneas este tema que, al mismo tiempo que lo pronuncio, me provoca un sentido bostezo. Siempre dije que no era muy amiga de la siestas, pero lo cierto es que, en ocasiones, considerando mi ritmo de vida, el cuerpo me lo pedía. Y, claro, ahí estabas vos para hacerme…

  • Liam y Yo

    LAS VISITAS DE LOS ABUELOS

    Verdaderamente me siento una privilegiada por haber crecido en un hogar en donde hubo bellos seres de cuatro patas desde la cuna. Siendo muy chiquita, mis papás me enseñaron a amar y respetar a los animales, a quererlos como parte de la familia. Y eso vos lo notaste enseguida, por eso te encantaba y disfrutabas tanto cuando tus abuelos venían a visitarte. Cada encuentro era un derroche de alegría. Desde la entrada los recibías con tus sonidos extraordinarios, en un volumen particularmente alto, demostrando con todo tu cuerpo la felicidad que te producía verlos. Por supuesto que celebrabas cada llegada con uno de tus juguetes en tu boca, un poco…

  • Liam y Yo

    COLONIA DE VACACIONES

    El verano de 2014 fue más que especial para nosotros, dado que tuvimos nuestra primera colonia de vacaciones. Sucede que tu tía y gran amiga mía, la Colorada, se tenía que ir unos días a pasear y dejó a nuestro cuidado a su hijo Genaro. Para ese entonces, Zarah ya vivía con nosotros, por ende, se había formado un hermoso grupo de amigos que pasaron los momentos más lindos que uno pueda imaginar. Claro que Zarah siempre intentó poner distancia en lo que a madurez respecta y en ocasiones los observaba como no pudiendo entender por qué hacían tanto escándalo por una corrida o una pelota. No obstante, siempre se…

  • Liam y Yo

    LA FELICIDAD TIENE CUATRO PATAS

    Si bien la felicidad es un tema muy discutido, luego de haber compartido 7 años a tu lado me siento más que idónea para plasmar lo que pienso al respecto. ¿Por qué digo discutido? Porque escuché decir a algunos que no existe, que es una ilusión, que es una idea del capitalismo y muchas cosas más. Entre tantas definiciones, prefiero la que refiere a la felicidad como momentos. Porque, claro, quizás no podamos ser felices todos los días todo el día, pero sí podamos serlo cotidianamente, aunque sea por un instante… por lo menos yo sí puedo dar testimonio de ello. Vivir con vos me enseñó que no importa cuán…

  • Liam y Yo

    FASHION

    Así como a mí me gustan mucho las opciones varias en el vestuario, vos me hiciste saber que también teníamos eso en común. Por lo tanto, un lugar de mi guardarropas estaba destinado a tus atuendos, aunque, entre nos, a veces me usabas las cosas. 😛 Todo el mundo me preguntaba cómo hacía, si lo rompías, si te molestaba, y yo siempre respondía lo mismo: “se queda sentado esperando que lo vista y, acto siguiente, posa para la foto”. Porque de esa manera sucedían los hechos. Además de juguetes, en cuanto veía alguna prenda que me llamara la atención, la compraba para ver cómo te quedaba (siempre hermosa, obvio) y…

  • Liam y Yo

    HUMANOS VS VOS

    Tremenda comparación la que se me ocurre hacer hoy. Pero es que a veces no puedo evitar sentarme a reflexionar sobre algunas cuestiones que me revolotean por la cabeza. Me explota de sólo pensar cuánto la complicamos en todo los humanos y vos, junto a los de tu especie, son simples, únicos, hacen que la vida sea un verdadero disfrute, que la palabra amor cobre el mayor de los sentidos. Sabrás, como buen angelito de la guarda que sos, hay días mejores y peores que otros. Pero, en cuanto me tomo este rato para mirar nuestras fotos, a repasar cada instante compartido, me reconcilio con el mundo, me doy cuenta…