Liam y Yo

EL AGUA Y VOS

Si algo te encantaba por sobre todas las cosas era el agua, cosa que nos unía un poco más, siendo la natación mi deporte favorito. Por tu parte, no necesitabas una pileta olímpica. Cualquier tarrito con agua era suficiente. La lluvia misma, un charco, lo que fuera. El tema era mojarte, ensuciarte, ensuciarME para divertirte. ¿Y qué iba a decir? Si todo lo que hacías me hacía sonreír.

El Chancho del Lago Ness

Recuerdo aquella vez que fuimos a casa de tus tíos, donde aún no se había construido la pileta, pero ya estaba el pozo listo. La noche anterior había llovido bastante, por ende, era una gran laguna. Juraría que se te iluminaron los ojitos cuando lo viste. No dudaste en correr y zambullirte como si se tratara de agua cristalina. Entonces volví a comprobar cuánto sabías de la vida. No desperdiciabas un instante. Ibas en busca de aquello que te hiciera feliz, sin titubear, sin pedir permiso. Ahí estabas: nadando en medio de lo que para mí era un pantano, desbordando paz, tranquilidad, plenitud. Y yo, en vez de retarte o romperme la cabeza para ver cómo íbamos a volver, te filmaba, te sacaba fotos y me ría de cómo tus primos perrunos te miraban. Imaginaba que pensaban: “este gordo está loco, hace frío, está sucio”. Ellos, un poco más reacios a la magia húmeda, preferían contemplarte de lejos.

Spa Canino

Como buen chancho consentido, antes de emprender nuestra retirada, recibiste atenciones al mejor estilo “spa canino”. Fuiste bañado y mimado posteriormente con la toalla (minutos antes de que la robaras para jugar). Porque siempre te salías con la tuya: lugar al que ibas recibías cariño, juegos, más cariño y más juegos. No había posibilidad de que la pasaras mal porque tenías el talento de comprar hasta al alma más insensible. Tan solo con poner esa carita tan especial, cual gato con botas de Shrek, ya conseguías tener a quien fuera a tus patas.

El placer de los objetivos cumplidos

En el departamento no teníamos pileta, pero sí unos cuantos tarritos y palanganas, así que siguiendo el consejo de los Cadillacs, lo nuestro era “carnaval toda la vida”.  

Desde muy chiquitito, metías una patita adentro de tu bebedero y escarbabas con todas tus ganas hasta que lograbas vaciarlo. Una vez logrado tu cometido, te dedicabas una merecida siesta.

Todos los tarros y palanganas eran tuyos

Cuando llovía era gracioso verte correr por el jardín tratando de cazar con tu bocota cada gota que caía. Al principio creía que era algo común, pero luego observaba a otros perros en la misma situación y notaba que, contrariamente a lo que vos hacías, ellos huían antes que mojarse. Amaba ese desquicie único que me hacía reír tanto. Por eso, hoy, en tu honor, evito el paraguas. Porque no hay nada como disfrutar de la lluvia en la cara. Lluvia que calma, que te cambia el chip, te saca una sonrisa, te hace valorar la importancia de las pequeñas cosas. Y eso lo aprendí de vos.

Amarte Siempre

Es que así fueron estos 7 años: un aprendizaje constante. Es por ello que elijo empaparme de las cosas más lindas y enterrar las más feas. Vos, mi gran maestro, me enseñaste eso: si no va a traerme alegrías, mejor lo dejo. Quedate tranquilo, chancho, juro que estoy siguiendo tu consejo, regando a mi corazón todos los días con nuestras anécdotas, esos momentos tan preciados que me acompañan y me hacen ver todo de una manera más linda porque, si hay algo hermoso que aprendí de vos, es a mirar con tus ojos y te aseguro que es lo mejor que me pudo haber pasado. Gracias una vez más!!!

4 Comentarios

  • Luciano

    Yo una vez hice el intento de decirle a Icaro NO justo cuando estaba llegando a una zanja a velocidad warp mas o menos… Se freno en seco, me miro y con una parsimonia increible se dejo caer en camara lenta 8k mas o menos mientras sacaba la lengua y se refregaba en todo su esplendor… Son unicos…

    • Silvina_RG

      jajajajajajajaa Me hiciste reír!!! Gracias!!! Qué linda anécdota! Son lo más de lo más!!! Siempre dispuestos a sacarnos una sonrisa! Hermosos consentidos! 🙂

    • Silvina_RG

      Muchas gracias! Qué lindo lo que decís! 🙂 Así es! Es el modo que encontré para tenerlo conmigo todos los días! Gracias otra vez!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *