• Liam y Yo

    LIAM EN CANADÁ

    Me tomó unos días volver a sentarme a escribir, pero por fin aquí estoy. Para quienes leen, se nota. Para vos, mi Chancho hermoso, es como si no hubiese pasado nada, ya que todos los días miro tus fotos y pienso en vos a cada instante… porque sos tan importante y es tan grande el amor que dejaste impreso en cada espacio que compartiste que la nota de hoy va a tratar justamente sobre un homenaje más que merecido que recibiste desde Canadá… sí, mi gordo precioso, tu corazón gigante no entiende de fronteras… Sucede que nuestro querido amigo John Maroney, conocido también como Padre Juan, mandó a hacerte una…

  • Liam y Yo

    DESCANSO

    Ayer gordito realmente tenía muchas ganas de sentarme a escribir, pero, la verdad, como bien me conocés, no tuve un segundo para sentarme a hacerlo. Fue una cosa tras otra y, siendo este espacio tan especial para mí, no quería hacerlo a las corridas, por lo que decidí tomar un descanso como aquellos parates que hacía cuando estabas conmigo… Habiendo vivido a mi lado durante 7 años conocés muy bien mi ritmo: varias actividades, algunas similares, otras demasiado distintas, horarios estrambóticos, de aquí para allá, con la lengua afuera y sin olvidar la casa que siempre termina siendo un trabajo más. Cuando vos estabas acá, recordarás muy bien que siempre…

  • Liam y Yo

    50 NOTAS

    Así es, mi querido Chancho. Hemos llegado a las 50 notas. 50 escritos que relatan nuestras aventuras, tus travesuras, tus gustos, juguetes, consejos, días tristes, días felices, en sí, diversos momentos que compartimos juntos, como así también mis momentos desde que ya no estás más físicamente… todavía queda mucho por contar. Este sitio no tiene límites. La idea es que crezca cada vez más. Pero hoy… hoy quería resaltar este número importante de narraciones porque en cuanto lo noté se me dibujó una sonrisa, como me pasa con cada cosa que te tiene a vos como protagonista y la verdad es que, en estos tiempos tan jodidos, una sonrisa siempre…

  • Liam y Yo

    PLAN DE VACUNACIÓN

    A diferencia de muchos peludetes, el día que nos tocaba ir al vet para que recibieras tus vacunas lo hacías todo contento con una sonrisa de oreja a oreja. Estimo que era porque verdaderamente tenías un “pediatra” que te trataba como el bebé que eras y te obsequiaba una recompensa antes de volver a casa… caramelos! (sí, en plural, porque siempre esperabas alguno más y lo conseguías). Cada año religiosamente ibas a recibir tu refuerzo, ¿por qué? Ahora vamos a contarles a los humanos que nos siguen la importancia de tener el plan de vacunación al día. Antes que nada es primordial saber que cada peludete tiene su historia, por…

  • Liam y Yo

    CHANCHO AL AGUA!

    Siguiendo la línea informativa, hoy vamos a contarles a los lectores cómo eran tus baños y cuál es la importancia de los mismos. Antes que nada, es menester destacar que ustedes no necesitan ni deben ser bañados con la regularidad que lo hacemos los humanos, dado que hacerlo de esa manera puede disminuir las defensas que tienen en su piel, reducir la grasa que proporciona al pelo la lubricación y la sedosidad, como así también provocar el resecamiento de la piel que, en consecuencia, generará caspa. Además, hay que tener en cuenta que la humedad permanece durante dos o tres días, aunque los hayamos secado con cuidado. Ahora bien, es…

  • Liam y Yo

    TUS PARCHES

    Pensando y repensando en vos, hoy quise incorporar en este sitio que armé para homenajearte algo que vaya más allá de tus aventuras y mis sentimientos. Anoche mismo cuando sugería el adiestramiento ya se iba dibujando esa idea en mi cabeza. Porque, más allá de las innumerables anécdotas pintorescas que tenemos y de todo lo que te extraño, al punto que a veces necesito recurrir a esas notas catárticas, también me gustaría expandir ese corazón tan puro y gigante tuyo, proporcionándoles a nuestros queridos lectores, datos que les puedan resultar útiles en la convivencia con sus hijos de cuatro patas. Un poco lo hice en la última nota, contando los…

  • Liam y Yo

    GRADUACIÓN

    Mirando nuestras fotos me topé con un álbum más que especial: el del Día de Tu Graduación. Y sí, muchos no lo saben, pero lo cierto es que vos fuiste a la escuela. Antes de cumplir tu primer año decidí que sería muy bueno que tomaras unas clases con un adiestrador, considerando tu hiperactividad nocturna y mi poco sentido de la autoridad, a pesar de haber leído en más de un libro: “por favor, no se deje engañar por la mirada de un Golden Retriever, cuando es necesario, debe retarlo”…. Pero, no…. Esa cara de Chancho pomposo con esos ojos derretidos me podían, así que, en cuanto mis ojeras acariciaron…

  • Liam y Yo

    INFLUENCER

    Hace un rato salía de dar clases en la facultad y quedó rebotando en mi cabeza el término “influencer”, no porque no lo conociera, obviamente, sino por todo lo que desencadenó esa palabra… me quedé pensando en lo que decían mis alumnos al describir los comportamientos en las redes sociales, ese “no mostrar la realidad”, sino inventar más un personaje antes que ser uno mismo. Aparentemente, con lo que se es no alcanza. Ahí mismo detuve mis pensamientos y reflexioné sobre tu autenticidad para con el mundo mediático. Y, claro, siendo peludete, tu esencia pura no te permite fingir… es a partir de esta idea que voy a desarrollar el…

  • Liam y Yo

    9 MESES

    Revisando uno de los tantos archivos que tengo con fotos nuestras me encontré con una carpeta que se llama “9 meses juntos”, en alusión a ese primer período compartido. Hermosas imágenes hay ahí guardadas, algunas ya posteadas en este sitio, otras aún inéditas. Ahí mismo me detuve y empecé a pensar… qué loco haber destacado esa etapa en particular y no otra. 9 meses… el tiempo en que una madre lleva dentro de sí a su bebé… la dulce espera… No me parece casual que me haya detenido en aquellos momentos para atesorarlos de esa manera. Porque, Chancho, yo soy tu mamá. Y sé que muchos humanos no comparten este…

  • Liam y Yo

    FALLIDOS

    Volviendo del trabajo esta noche tuve un fallido que aún sigue provocándome lágrimas… sucede que al dar vuelta la esquina pensé: “ahora llego, lo veo ‘al coqui’ y hacemos…” ahí mismo me frené, ahí me di cuenta de lo que estaba pasando. Había caído por un segundo en una especie de amnesia que intentaba evadir mi triste realidad. Porque, no, no te iba a ver, no te vi. No hicimos nada. Y yo sé eso. Todos los días lo sé. Hace dos meses y 1 día que lo sé. Pero, a pesar de ello, todavía me siguen pasando estas cosas… No exagero, pues me pasa seguido cuando miro dos veces…